U.I.O.G.D.

UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS (Santa Regla 57, 9)

Que Dios sea glorificado en todas las cosas



O LA VERDAD ES ENTERA O NO ES VERDAD

Páginas

lunes, 11 de mayo de 2009

El gran fraude del ecumenismo mal entendido: "Fuera de la Iglesia no hay salvación"


05/05/09 Hoy nos enteramos, gracias a la agencia de noticias Zenit, del último encuentro ecuménico que ha tenido lugar en la capital de Argentina, de la mano del cardenal de la ciudad, el jesuita Jorge Mario Bergoglio. Uno de los obispos más progresistas de la Iglesia hispanoamericana que saltó a la fama mundial tras la celebración del último cónclave (en el que resultó elegido Joseph Ratzinger) por las filtraciones que éste realizó a la prensa internacional saltándose todas las prescripciones del ordenamiento canónico.

Fiel a sus compromisos fundacionales, SECTOR CATÓLICO quiere denunciar, una vez más, el gran fraude que supone para el conjunto de los fieles cristianos el ecumenismo mal entendido. Un ecumenismo que no busca la adhesión de la inteligencia del hombre a Dios, dando origen así a la fe del creyente, sino que pretende establecer cauces de diálogo por el diálogo, sin que se produzcan avances sustanciales.

Esos avances sustanciales se refieren siempre a la conversión personal y a la plena aceptación por parte de los apóstatas y herejes de la Revelación de Dios, que la Iglesia Católica custodia íntegra desde que recibiera este depósito del mismo Señor Jesucristo, y que fue posteriormente transmitido a todas las generaciones a través de sus sucesores, los obispos, con el Papa a la cabeza.

Pretender presentar la Fe despojándola de su radicalidad, de su integridad, de su hermosura y vigor, es un flaco favor que hacemos los católicos cuando no sabemos dar razón de nuestra esperanza. Hacer concesiones a no se sabe qué, a no se sabe quiénes, para no se sabe qué no es algo que la Iglesia deba hacer. Vamos, ni puede ni debe hacerlo. La Iglesia debe siempre presentar el verdadero rostro de Cristo a todos los hombres enseñándoles a guardar todo lo que el mismo Jesús nos enseñó. Lo contrario sería un fraude. Un fraude que ni ellos ni nosotros merecemos, y menos, lo merece Dios.

De ahí, que que el único ecumenismo que vale es aquel que tiende a llamar a la conversión a aquellos que se encuentran fuera de la barca de Pedro, para que depongan su actitud y se adhieran fielmente a las enseñanzas de la Iglesia, porque fuera de la cual no hay salvación: Extra Ecclesiam nulla salus.

Fuente: Sector católico

No hay comentarios:

Publicar un comentario