U.I.O.G.D.

UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS (Santa Regla 57, 9)

Que Dios sea glorificado en todas las cosas



O LA VERDAD ES ENTERA O NO ES VERDAD

Páginas

lunes, 14 de febrero de 2011

CURSO SUPERIOR DE RELIGIÓN Dogma - Moral - Culto - Apologética -- Lección 9


LECCIÓN 9ª 
PARTE IV - FUENTES DE LA REVELACION


LA SAGRADA ESCRITURA Y LA TRADICION



La Revelación está contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradición. a) Una parte de las verdades reveladas fue escrita por aquellos a quienes Dios las reveló; y se llama Sagrada Escritura, b) Otra parte no fue escrita, sino trasmitida verbalmente; y se llama Tradición.

[Nota nuestra: Se comete un error al no mencionar la Tradición como “Sagrada Tradición” o “Santa Tradición”; es doctrina de la Iglesia que tanto la Escritura como la Tradición son Fuentes de la Divina Revelación. Esto da pie a que la Sagrada Tradición se vea como devaluada frente a la Sagrada Escritura.]

La Sagrada Escritura y la Tradición contienen, pues, toda la doctrina revelada; y se llaman por eso las fuentes de la Revelación.

Tanto la Escritura como la Tradición son la palabra de Dios, esto es, su enseñanza comprobada por milagros y profecías; con la diferencia de que la Tradición no fue escrita por aquellos a quienes Dios la reveló: aunque después con el tiempo otras personas sí pudieron escribirla, para conservarla con mayor fidelidad.

El conjunto de las verdades de la Escritura y de la Tradición se llama el "Depósito de la fe".
 
CAPITULO I — LA SAGRADA ESCRITURA

 36. Art. 1º SU NATURALEZA

La Sagrada Escritura es la palabra o enseñanza de Dios, puesta por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, por aquellos a quienes Dios la reveló. En consecuencia, "tiene a Dios por autor", como dice el Concilio Vaticano [Pío IX].

La Sagrada Escritura se llama Biblia (del griego biblos, que significa libro), porque es el libro por excelencia.

La Biblia ha sido traducida (del hebreo y griego en que fue escrita) a todos los idiomas infinidad de veces. La más celebre de las traducciones es la Vulgata, hecha por San Jerónimo (muerto en el año 420), al idioma latino, y que la Iglesia reconoce como versión oficial. Llámase vulgata porque entonces el latín era reputado lengua vulgar o popular respecto al griego. También es célebre la traducción de los setenta, que remonta más o menos al año 130 antes de Cristo. Es la versión de los libros del antiguo Testamento, del hebreo al griego, hecha según tradición por setenta sabios de Alejandría.

37. La inspiración de la Sagrada Escritura

La inspiración divina de la Escritura consiste en tres cosas, a saber: a) Dios indujo a los autores a que escribieran los libros santos; b) les sugirió lo que debían decir; c) los preservó de error.

Nota, a) No consiste pues en que la Iglesia hubiera aprobado con su autoridad libros escritos por industria humana; sino en las tres condiciones indicadas.

La Sagrada Escritura es a un tiempo obra de Dios y del hombre; de Dios, como causa principal; del hombre, como causa instrumental.

Cuando el músico se sirve de un instrumento para obtener sonidos, el artista es la causa principal del sonido, y el Instrumento la causa instrumental. Así Dios, dicen los santos Padres, se valió del hombre como de un instrumento para escribir los santos libros.

Aunque el autor es un instrumento en las manos de Dios, no deja de ser un instrumento inteligente y libre, que usa conscientemente de sus facultades: sentidos, inteligencia, memoria, voluntad.

En consecuencia, el escritor sagrado: a) puede utilizar conocimientos adquiridos por él de antemano, b) Conserva su personalidad, su estilo y expresiones peculiares, hasta sus incorrecciones de lenguaje; pues a estas cosas no se les extiende la inspiración.


La misma Escritura afirma el hecho de la inspiración. Así Cristo dice que "David habló inspirado por el Espíritu Santo" (Marc. 12, 36). Y San Pablo declara que "Toda escritura es inspirada por Dios". (II Tim. 3, 16).

38. División de la Sagrada Escritura

La Sagrada Escritura se divide en antiguo y nuevo Testamento. El antiguo comprende los libros escritos antes de Cristo. El nuevo los escritos después de El.

Testamento significa pacto o alianza. La Revelación, por las promesas que hace Dios en ella, y por las obligaciones que impone, es un verdadero pacto entre Dios y los hombres.

Lección 10


39. Art. 2º EL ANTIGUO TESTAMENTO