U.I.O.G.D.

UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS (Santa Regla 57, 9)

Que Dios sea glorificado en todas las cosas



O LA VERDAD ES ENTERA O NO ES VERDAD

Páginas

miércoles, 16 de marzo de 2011

PARA QUE ÉL REINE DE JEAN OUSSET COMPLETO - POR PRIMERA VEZ EN INTERNET - [3]


CAPITULO III

Las dos espadas

« A mi entender, Nuestro Señor y la Iglesia son una misma cosa. »
Santa Juana de Arco.

PODER DIRECTO Y PODER INDIRECTO DE LA IGLESIA

« Todo el misterio de la Iglesia—ha escrito el P. Clérissac [1]—yace en la ecuación y en la convertibilidad de estos dos términos: Cristo y “la Iglesia” Porque la Iglesia, podemos decir con Bossuet, es “Jesucristo difundido y comunicado”. »
« Teniéndolo todo en común con El », nos enseña San Pío X[2], « rica de sus bienes, depositaría de la Verdad..., la Iglesia Católica, dueña de las almas, reina de los corazones, domina al mundo porque es “la esposa de Jesucristo”.»

Debe dominar el mundo, porque siendo la esposa de Jesucristo, tiene por misión hacer nacer los hombres a la Vida Sobrenatural, que es el fin último de todo el universo, pues todo ha sido hecho para esto; nada hay que pueda escapar a la unidad admirable de este plan; ya que todo, absolutamente todo, debe estar subordinado a esta razón suprema.

Pero si la Iglesia domina y debe dominar al mundo, lo domina como Jesucristo. El reino de ella no es tampoco «de este mundo», no es según este mundo. Entended que a ejemplo de Jesucristo, la Iglesia no buscará reemplazar a los reyes de la tierra, no buscará gobernar práctica y directamente las naciones. Sino que como su divino Fundador, tendrá en primer término, por misión « dar testimonio de la verdad », restablecerla, enseñarla. Como Jesucristo, y en El y por El, la Iglesia reinará por la verdad de sus enseñanzas, por el magisterio de su doctrina y, más particularmente en lo que ahora tratamos, por el magisterio de su doctrina social.

Existirá, pues, la Iglesia y existirá el Estado, del mismo modo que existía, que podía existir y que sigue existiendo Jesús, al lado de los gobernantes « de este mundo ».

La Iglesia es, pues, DIRECTAMENTE soberana en todo lo que concierne DIRECTAMENTE a la salvación espiritual del género humano.
Es indirectamente soberana en todo aquello que no tiene más que una relación indirecta con esa salvación.


Por lo tanto, ya sea directa o indirectamente, no hay nada que, al menos en cierto aspecto, no caiga bajo la soberana autoridad de la Iglesia, porque no hay nada aquí abajo, que directa o indirectamente no pueda, en cierto aspecto, o en determinadas circunstancias, tener relación con la salvación de las almas [3].

La Iglesia tiene el derecho, mas aún, el deber de interesarse en el orden político y de profesar abiertamente una doctrina social. Nada más sabio, nada más razonable, nada más conforme con la misión divina que ha recibido. Es ésta una consecuencia directa de su magisterio soberano en cuanto se refiere a la moral.


La Iglesia tiene el derecho, mas aún, el deber de interesarse en el orden político y de profesar abiertamente una doctrina social. Nada más sabio, nada más razonable, nada más conforme con la misión divina que ha recibido. Es ésta una consecuencia directa de su magisterio soberano en cuanto se refiere a la moral.
Es curioso ver qué poca atención se presta generalmente a este punto, debido a que también hemos sufrido la influencia de esa familia de ideas protestantes, subjetivistas, románticas, liberales, kantianas, según cuales la moral depende sobre todo, por no decir exclusivamente, de las sugestiones de la conciencia o de los impulsos del yo. Era inevitable en esas condiciones que la moral apareciese como algo íntimo, privado, es decir, como una cosa en la cual no se piensa al tratar de los problemas sociales y colectivos que constituyen la política. ¿Es necesario recordar lo erróneo de semejante opinión?

Es, pues, necesario volver a un sentido más justo de la moral.
Todo acto humano tiene, por eso mismo, un aspecto moral, un valor moral, y depende en cierto sentido de la moral. Bajo este aspecto, en virtud de este valor y desde este ángulo, la Iglesia se encuentra con el derecho, el deber y la carga de vigilar todo y, más particularmente, esa actividad humana (actividad de aspecto moral) que es, por excelencia, la política[4].

« Pretender que la Iglesia de Jesucristo—decía monseñor Pie—haga  dejación del derecho y del deber de juzgar en última instancia de la moralidad de los actos de un agente moral cualquiera, particular o colectivo, padre, maestro, magistrado, legislador, incluso rey o emperador, es querer que se niegue a sí misma, que abdique de su esencia, que desgarre su ejecutoria de origen y los títulos de su historia, que  ultraje, en fin, y mutile a Aquel a quien representa en la tierra... »

SOBERANÍA DE LA IGLESIA Y SOBERANÍA DEL ESTADO

« Dios—leemos en Inmortale Dei—ha repartido, por tanto, el gobierno del género humano entre dos poderes: el poder eclesiástico y el poder civil. El poder eclesiástico, puesto al frente de los intereses divinos. El poder civil, encargado de los intereses humanos. Ambas potestades son soberanas en su género. Cada una queda circunscrita dentro de ciertos límites, definidos por su propia naturaleza y por su fin próximo. De donde resulta una como esfera determinada, dentro de la cual cada poder ejercita iure proprio su actividad. Pero como el sujeto pasivo de ambos poderes soberanos es uno mismo, y como, por otra parte, puede suceder que un mismo asunto pertenezca, si bien bajo diferentes aspectos, a la competencia y jurisdicción de ambos poderes... Es necesario, por tanto, que entre ambas potestades exista una ordenada relación unitiva, comparable, no sin razón, a la que se da en el hombre entre el alma y el cuerpo... Así, todo lo que de alguna manera es sagrado en la vida humana, todo lo que pertenece a la salvación de las almas y al culto de Dios, sea por su propia naturaleza, sea en virtud del fin a que está referido, todo ello cae bajo el dominio y autoridad de la Iglesia. Pero las demás cosas que el régimen civil y político, en cuanto tal, abrace y comprenda, es de justicia que queden sometidas a éste, pues Jesucristo mandó expresamente que se dé al « César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios...»

Comentando este pasaje en uno de los capítulos de su admirable obra sobre « Le Gouvernement de l'Eglise », el Padre G. Neyron, S. J.[5], añade:

« No hay nada en este lenguaje que puede hacer pensar en una usurpación sobre el poder temporal...; por lo demás, los autores eclesiásticos han hablado siempre así. El Cardenal Pie, a quien no se ha acusado nunca de tibieza en la reivindicación de los derechos de la Iglesia, sabe, no obstante, hacerlo con la misma templanza: « La Iglesia no absorberá en absoluto el poder del Estado; no violará tampoco la independencia de que aquél goza en el orden civil y temporal; al contrario, no intervendrá sino para hacer triunfar más eficazmente su autoridad y sus derechos legítimos... La Iglesia no pretende en modo alguno sustituir a los poderes de la tierra, que ella misma mira como ordenados por Dios y necesarios al mundo... No se inmiscuye a la ligera y por cualquier motivo en el examen de las cuestiones interiores « del gobierno público..., las más graves materias de la legislación, del comercio, de las finanzas, de la administración, de la diplomacia se tratan y se resuelven casi siempre bajo su mirada, sin que ella haga la menor observación »[6].
Retengamos bien esto: La Iglesia al reivindicar su plena independencia frente al Estado no se propone «violar la independencia de que éste goza en el orden civil y temporal ».
Sin duda, desea ver a todos los Estados someterse a su autoridad moral y religiosa. Tal es el orden, la «tesis», el ideal que, en su vigoroso lenguaje, un San Bernardo expresó así: « las dos espadas pertenecen a Pedro. Una está en su mano, la otra a sus órdenes todas las veces que sea necesario desenvainarla ».
Vemos que incluso en este estado de civilización totalmente cristiana los Estados tenían su autonomía dentro de su propia esfera.

« Se puede decir—prosigue el P. Neyron—que la Iglesia enseña la preeminencia de lo espiritual sobre lo temporal, pero de ninguna manera la absorción de lo uno por lo otro. Hay un abismo entre esta doctrina esencialmente dualista, respetuosa de todos los derechos, y la del Estado-Dios, fuente de todos los derechos, que lo absorbe todo en sí, encargándose de todo y no dejando a ninguna fuerza desarrollarse independientemente de él ».

« Pero se insiste: ¿No admiten los teólogos católicos el poder indirecto de lo espiritual sobre lo temporal? ¿En qué se convierte, entonces, prácticamente la distinción del uno y del otro? » Tranquilicémonos: el poder indirecto, por lo mismo que no es más que indirecto, aun cuando lleva hasta sus últimas consecuencias, el principio de la independencia de la Iglesia, respeta perfectamente la legítima autonomía del Estado. Escuchemos sobre esto al defensor más ilustre de esta tesis: Belarmino. « El poder espiritual—dice—no debe inmiscuirse en los asuntos temporales y debe dejar al poder civil ejercer su autoridad, como lo hacía antes de la unión de las dos sociedades en un Estado cristiano; con esta sola excepción: en el caso en que determinados actos del poder civil dañen al fin espiritual que se propone la Iglesia, o en que determinados actos de ese poder sean necesarios a la obtención de ese fin; en este caso, el poder espiritual tiene derecho a constreñir al temporal por los medios y en la medida que lo juzgue necesario » [7].

« Como se puede apreciar, este derecho de intervención se encuentra limitado a los casos, normalmente muy raros, en que los actos, la política de la autoridad civil, dañen al bien de las almas.
« Ahora bien: ¿dónde se encontraba la confusión de los dos poderes? ¿En los príncipes protestantes que, como Jacobo I de Inglaterra, gran enemigo del poder indirecto-, se erigían por la fuerza en reformadores y dueños absolutos de la religión, o en los teólogos que reivindicaban para la Iglesia el derecho de rechazar estas usurpaciones sacrílegas y de defenderse contra sus autores?

« Añadamos, por último, que los mismos Papas de la Edad Media no habían apenas sobrepasado, de ordinario, los límites de esta justa defensa; tal es el juicio, digno de atención, que expresa Augusto Comte: «Cuando se examina hoy, con imparcialidad verdaderamente filosófica, el conjunto de esas controversias, tan frecuentes en la Edad Media, entre las dos potestades, pronto se da uno cuenta que fueron casi siempre esencialmente defensivas por parte del poder espiritual, que incluso cuando recurría a las armas más temibles no hacía otra cosa, las más de las veces, que luchar noblemente por la conservación de la justa independencia que exigía en él el cumplimiento real de su principal misión y sin poder al fin y al cabo, en la mayor parte de los casos, lograr del todo su objetivo... En estos combates tan mal juzgados los clérigos no tenían entonces otro fin que garantizar de toda usurpación temporal la libre y normal elección de sus propios funcionarios, lo que, ciertamente, debería parecer ahora la pretensión más legítima e incluso la más moderada... La potestad católica, lejos de ser acusada a menudo de usurpación grave contra las autoridades temporales, por el contrario no pudo obtener ni con mucho de ellas toda la plenitud de libre ejercicio que precisaba el diario y suficiente desarrollo de su noble oficio, en los mismos tiempos de su más grande esplendor político, desde mediados del siglo XI hasta finales del XIII. Así, pues, creo poder asegurar que en nuestros días los filósofos católicos, sin saberlo, demasiado influidos por nuestros prejuicios revolucionarios, están predispuestos a justificar de antemano cualesquiera medidas del poder temporal contra el poder espiritual, y han estado, en general, excesivamente tímidos... en sus justas defensas históricas de tal Institución... » [8].

LA IGLESIA « FORMA EL HOMBRE COMPLETO »: PRIVADO Y PÚBLICO

Hechas las aclaraciones que preceden, que han tenido por finalidad evitar muchos equívocos clásicos en este punto, nos sentimos ya más libres para volver a nuestro tema y enseñar que, hoy como ayer, la Iglesia proclama su derecho a «informar la vida » [9] entera del hombre. (El verbo «informar» está empleado aquí en sentido filosófico.) Porque sería absurdo, inconsecuente, contrario al orden divino que la Iglesia « se encerrase inerte en el retiro de sus templos », y que desertara « así de la misión que le ha confiado la Providencia de formar al hombre completo y, por este medio, colaborar sin cesar para establecer el fundamento sólido de la sociedad. Esta misión—insiste Pío XII—le es ESENCIAL. Considerado desde este punto de vista, puede decirse que la Iglesia es la asociación de quienes, bajo la influencia sobrenatural de la gracia, en la perfección de su dignidad personal de hijos de Dios y en el desarrollo armonioso de todas las inclinaciones y energías humanas, edifican la recia armazón de la comunidad humana »[10].

Desgraciadamente, ¡qué desconocida es esta doctrina!
« Hay católicos—escribe Mons. Chappoulie [11]—que más o menos explícitamente niegan a la Iglesia toda competencia en lo que sobrepasa sus obligaciones personales en el terreno del culto y de los sacramentos, o en la observación individual de los mandamientos de la moral cristiana. Apenas la Iglesia tendría autoridad para aconsejarlos en sus responsabilidades familiares. Pero su intromisión en todo lo que toca a la vida profesional y a las responsabilidades sociales estaría fuera de lugar, y su intervención sería peligrosa para el buen orden de las instituciones y de las leyes económicas.
Digámoslo abiertamente: nada es más opuesto a la naturaleza y a la misión divina de la Iglesia que esta disposición, por desgracia demasiado frecuente ».
Entre el orden espiritual y el orden político, entre la Iglesia y el Estado, la simple y tradicional distinción resulta ya insuficiente. En el grado en que se encuentra el mundo moderno la salvación no podría estar más que en un «dualismo antinómico». ¡Qué lástima más grande!

AI menos no es necesario perderse en sutiles deducciones. Es suficiente evocar la enorme influencia que ejerce el clima social en todo lo referente a la dirección intelectual, espiritual y moral de la mayoría. Por sí solo, este argumento permitiría apoyar toda la tesis.
« ¡Cuántos—ha dicho Pío XII [12]—, envenenados por una ráfaga de laicismo o de hostilidad hacia la Iglesia, han perdido la lozanía y la serenidad de una fe que hasta ahora había sido el apoyo y la luz de su vida!».
¡En esto reside todo el problema!
Muchos, querrían que la Iglesia se despreocupara de esta atmósfera intoxicadora en la que se pierde aquel apoyo y aquella luz de la vida, e incluso que tomara la decisión de dejarla continuar intoxicándolo todo.
¡Qué locura! [13].
Quieren que la Iglesia abandone el combate en este terreno sin que se la pudiese echar en cara que desertaba. Pero para poder sostener que la Iglesia se desinterese de la organización social y de los fundamentos de la civilización sería necesario que llegase a desinteresarse de la salvación de la mayoría. Sería necesario que la Iglesia, que es madre, permaneciese indiferente ante la perdición de la mayoría de sus hijos.
Porque o la Iglesia da su sentido a la sociedad, o esta sociedad se ordenará en contra de ella. La neutralidad aquí es imposible, porque sería escandaloso permanecer neutral cuando se trata de la salvación eterna del género humano y del fin último del universo. Ningún alma lúcidamente cristiana puede enfrentarse sin estremecerse con semejante perspectiva.
En esto la neutralidad es imposible, como acabamos de decir. De hecho, no existe. Es lógico que la espada temporal esté sometida a la espada espiritual... Así lo ha sido y lo será siempre. Dicho en otros términos: ES IMPOSIBLE QUE UNA DOCTRINA NO REINE SOBRE EL ESTADO. CUANDO NO ES LA DOCTRINA DE LA VERDAD, SERÁ UNA DOCTRINA DEL ERROR. Así lo exige el orden de las cosas. Exige que la fuerza obedezca al espíritu, y, de hecho, obedece siempre a un espíritu: espíritu de verdad o espíritu de demencia.
A quienes, al recordarles la doctrina de las « dos espadas », se marchan echándose las manos a la cabeza y la rechazan, tildándola de « anticuada », tenemos por costumbre contestar: « Que se nos demuestre que ninguna fuerza espiritual reina ya sobre el Estado y entonces os creeremos. Demostradnos que la Masonería no reina en lugar de la Iglesia, ello hasta el punto de que el magisterio de ésta era sólo una niñería con respecto a la presión de aquélla. ¡Ah, no queréis que la Santa Iglesia de Dios reine sobre los gobiernos de las naciones! Que no quede por eso; las naciones caerán bajo el poder de las sectas. Vuestro Estado «liberado» de la Iglesia no dejará de obedecer a una espada espiritual, la espada espiritual de las fuerzas ocultas, que es tanto como decir de las ideas del laicismo, del naturalismo, que esas fuerzas hacen penetrar en todas partes, burlándose a placer de nuestros escrupulosos distingos acerca de los respectivos dominios del poder espiritual y del poder temporal ».

IMPORTANCIA DE LO POLÍTICO PARA LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS

Puesto que no podemos escoger, o más exactamente, puesto que no tenemos otra elección que entre la verdad y el error, es preciso que la Verdad, es preciso que Dios, es preciso que Jesucristo y su Iglesia, por medio de la doctrina social de ésta, reinen sobre el Estado, porque el Estado es una de esas posiciones clave cuya importancia es tal que no se la puede abandonar sin provocar ruinas.
« ¡Cosa rara!—observaba el Beato Pierre-Julien Eymard—, los falsos profetas, los fundadores de las religiones falsas son el alma de las leyes civiles de esos pueblos: así, Confucio para lo chinos, Mahoma para los musulmanes, Lutero para los protestantes. Únicamente a Jesucristo, al fundador de todas las sociedades cristianas, al soberano legislador, al Salvador del género humano, al Dios hecho hombre, no se le menciona en el código de la mayor parte de las naciones, incluso las cristianas. En ciertos países Su Nombre es una sentencia de vida o de muerte »[14].
« De la forma que se dé a la Sociedad, conforme o no a la leyes divinas—escribía Pío XII [15] —depende y deriva el bien o el mal de las almas, es decir, el que los hombres, llamados todos a ser vivificados por la gracia de Cristo, en las terrenas contingencias del curso de la vida, respiren el sano y vivificante hálito de la verdad y de las virtudes morales, o, por el contrario, el microbio morboso y a veces mortífero del error y de la depravación » [16].

Por lo tanto, cooperar al restablecimiento del orden social « ¿no es—prosigue Pío XII—un DEBER SAGRADO PARA TODO cristiano? No os  acobarden, amados hijos, las dificultades externas, ni os desanime el obstáculo del creciente paganismo de la vida pública. No os conduzcan a engaño los suscitadores de errores y de teorías malsanas, perversas corrientes, no de crecimiento, sino más bien de destrucción y de corrupción de la vida religiosa; corrientes que pretenden que al pertenecer la Redención al orden de la gracia sobrenatural, al ser, por lo tanto, obra exclusiva de Dios, no necesita nuestra cooperación en este mundo. ¡Oh miserable ignorancia de la obra de Dios!

«   Pregonando que eran sabios se mostraron necios ». Como si la primera eficacia de la gracia no fuera el corroborar nuestros sinceros esfuerzos para cumplir diariamente los mandatos de Dios, como individuos y como miembros de la sociedad; como si hace dos milenios no viviera y perseverara en el alma de la Iglesia el sentido de la responsabilidad colectiva de todos por todos, que ha movido y mueve a los espíritus hasta el heroísmo caritativo de los monjes agricultores, de los libertadores de esclavos, de los curadores de enfermos, de los abanderados de la fe, de la civilización y de la ciencia en todas las épocas y en todos los pueblos. Para CREAR LAS ÚNICAS CONDICIONES SOCIALES QUE A TODOS PUEDEN HACER POSIBLE Y PLACENTERA UNA VIDA DIGNA DEL HOMBRE Y DEL CRISTIANO. Pero vosotros, conscientes y convencidos de tan sacra responsabilidad, no os conforméis jamás en el fondo de vuestra alma con aquella general mediocridad pública en que el común de los hombres no puede, si no es con actos heroicos de virtud, observar los divinos preceptos, siempre y en todo caso inviolables...

« Ante tal consideración y previsión, ¿cómo podría la Iglesia, Madre tan amorosa y solícita del bien de sus hijos, permanecer cual indiferente espectadora de sus peligros, callar o fingir que no ve ni « aprecia las condiciones sociales, que, queridas o no, hacen difícil y prácticamente, imposible una conducta de vida cristiana ajustada a los preceptos del Sumo Legislador?».


Hace poco tiempo sonó bastante esta expresión: « ¿Francia país de misión? »
¿Por qué senderos, por qué encadenamientos de hechos, por la acción de qué mal, la Hija primogénita de la Iglesia ha podido llegar, hasta el extremo de que pueda formularse tal pregunta?
Si nuestros padres hubiesen sido unos pobres salvajes, entregados al culto de los ídolos, no había por qué extrañarse. ¡Pero Francia!...
¡Muy pérfido ha tenido que ser el veneno para provocar la ruina de un organismo tan hermoso y tan sano en otro tiempo!
Si se observa con atención, se comprueba que la difusión de doctrinas sociales perversas ha precipitado nuestro país a la desgracia; y esto por la acción a veces violenta, a veces sorda, otras incluso inconsciente, de gobiernos que profesaron ese naturalismo de estado que es el laicismo.
¡Y aún hay quien pretende que la Iglesia se desinterese de las cuestiones políticas!
Joseph Vassal escribía en enero de 1931[17]: «Decir que la Sociedad sería cristiana si los individuos que la componen fuesen de veras cristianos, es una verdad de Perogrullo. Está por demostrar, y aún sería más difícil, que pueda haber verdaderos cristianos, y en gran número, en un país donde las cuatro quintas partes de los niños reciben una educación sin Dios, donde las nueve décimas partes de la prensa son malas, donde la familia está disociada por la ley del divorcio, donde la inmoralidad reina como dueña en las fábricas y los talleres, y se propaga por todas partes por medio de esa apoteosis de la carne que es el « cine ».
« ¿Qué va a ser del niño cuyos padres están separados y vueltos a casar? ¿Qué puede esperarse de una generación educada por maestros cuya mayor preocupación es hacerla impía? ¿Cómo confiar seriamente que vuelvan a la fe poblaciones a las que no llega ninguna propaganda católica y cuyas ideas son casi completamente paganas?
« Paliamos el mal, atenuamos algunos de sus efectos, pero no llegamos hasta su raíz: leyes, laicistas que desmoralizan a las generaciones jóvenes, ley del divorcio que disocia las familias, ley contra las congregaciones que quita al apostolado católico inapreciables recursos; por encima de todo, la difusión universal y casi sin contrapartida de una literatura malsana y de un cine corruptor... ».

Esto es lo que la Iglesia no podrá aceptar jamás. Esto es lo que tiene el deber de combatir. Esto es lo que explica su derecho a reinar tanto sobre las instituciones como sobre los individuos.

¿Es preciso proclamar que no han sido teóricos fríos, o especialistas apasionados por las cuestiones políticas, los que se han aplicado a recordar semejante doctrina? ¡No! Fueron los mismos santos, porque, siéndolo, desearon con mayor ansia la salvación de las almas.

« Nos matamos, Señora—escribía San Juan Eudes a la reina Ana de Austria—a fuerza de clamar contra la cantidad de desórdenes que existen en Francia, y Dios nos concede la gracia de remediar algunos de ellos. Pero estoy cierto, Señora, que si Vuestra Majestad quisiera emplear el poder que Dios le ha concedido, podríais hacer más, Vos sola, para la destrucción de la tiranía del diablo y para el establecimiento del reino de Jesucristo, que todos los misioneros y predicadores juntos »[18].

Y San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia, decía: « Si consigo ganar un rey, habré hecho más para la causa de Dios que si hubiese predicado centenares y millares de misiones. Lo que puede hacer un soberano tocado por la gracia de Dios, en interés de la Iglesia y de las almas, no lo harán nunca mil misiones ».

Porque, junto a un restringido número de católicos que creen firmemente, que saben exactamente en lo que creen y practican lo que creen, hay un gran número que sólo a medias creen, no saben más que a medias en qué creen y a medias lo practican. Como carecen de vida religiosa personal, su fe y su práctica están demasiado ligadas al ambiente en que viven, y si costumbres no cristianas, instituciones no cristianas llegan a implantarse en ese medio, su fe no lo resiste.



[1] En su admirable y valiosísima obra Le mystére de l'Eglise (Le Cerf)
[2] Discurso con motivo de la Beatificación de Juana de Arco (abril de 1909).
[3] Cf.: Ejercicios de San Ignacio, Principio y Fundamento. «Las cosas que existen sobre la tierra han sido creadas a causa del hombre y para ayudarle en la consecución del fin para que Dios lo ha designado al crearle. De donde se infiere que se debe usar de éllas en tanto le conduzcan hacia su fin, y, por tanto, deshacerse de éllas en cuanto le distraigan o alejen de él. »
[4] Véase: Pío XI: Carta a la 14a semana social de Estrasburgo, 10 de julio de 1922. «Los hechos sociales... están sometidos a la moral eterna, y fuera de la moral eterna cuyo intérprete y guardián es el Papa, es inútil soñar en un orden social que brote espontáneamente de la multiplicidad tan inestable de las relaciones humanas...» Cf.: León XIII, Sapientiae Christianae. «Si la misma naturaleza ha instituido la sociedad, tanto familiar como civil, no es para que sea el « fin último del hombre, sino para que éste, en ella y por ella, encuentre socorros « que le hagan capaz de llegar a su perfección... » «Por esto, los que redactan las constituciones y hacen las leyes deben contar con la naturaleza moral y religiosa del hombre. Se ha de procurar su perfección pero ordenada y rectamente. Nacía se debe mandar o prohibir sin tener en cuenta el fin propio del Estado y el fin particular de la Iglesia. Por esta razón, LA IGLESIA NO PUEDE QUEDAR INDIFERENTE ANTE LA LEGISLACIÓN DE LOS ESTADOS... »
[5] P. 50 (Beauchesne, edit.).
[6] Cardenal Pie. Lettre a M. le Ministre de Vlnstruction Publique et des Cui¬tes. (CEuvres, t. IV, p. 247).
[7] De Romano Pontífice. Lib. V, cap. VI.
[8] Cours de Philosophie positive, t. V, p. 234 (ed. Littré).
[9] Pío XII, Humani Generis.
[10] Alocución a los nuevos-Cardenales (20 febrero de 1946). Cf.: Igualmente este pasaje del discurso de Pío XII al Primer Congreso del Apostolado seglar: « Os felicitamos por vuestra oposición a esta tendencia nefasta que reina, incluso entre los católicos, y que querría confinar la Iglesia a las cuestiones llamadas « puramente religiosas ». No se toman la molestia de saber a ciencia cierta lo que entienden por ello; con tal que la Iglesia se entierre en el templo y en la sacristía, y que deje perezosamente a la humanidad debatirse fuera en su angustia y en sus necesidades, no se le pedirá más. Es muy cierto que en varios países está obligada a encerrarse de ese modo: incluso en ese caso, entre los cuatro muros del templo, debe aún hacer cuanto pueda, dentro de lo poco que le sea posible. La Iglesia no se retira espontáneamente ni voluntariamente... »
[11] S. Exc. Monseñor Chapoulie, Obispo de Angers. Lettre Pastorale (1951).'
[12] Mensaje de Navidad, 1948.
[13] Véase León XIII, Libertas: « Es fácil de comprender el absurdo error de estas afirmaciones. Es la misma naturaleza la que exige a voces que la sociedad proporcione a los ciudadanos medios abundantes y facilidades para vivir virtuosamente, es decir, según las leyes de Dios, ya que Dios es el principio de toda virtud y de toda justicia. Por esto, es absolutamente contrario a la naturaleza que pueda lícitamente el Estado despreocuparse de esas leyes... Pero, además, los gobernantes tienen, respecto a la sociedad, la obligación estricta de procurarles por medio de una prudente acción legislativa no sólo la prosperidad y los bienes exteriores, sino también y principalmente los bienes del espíritu. Ahora bien, en orden al aumento de estos bienes espirituales, nada hay ni puede haber más adecuado que las leyes establecidas por el mismo Dios. Por esta razón, los que en el gobierno del Estado pretenden desentenderse de las leyes divinas desvían el poder político de su propia institución y del orden impuesto por la misma naturaleza. »
[14] La Sainte Eucharistie: La Presence Réelle. I. (Edit. -1950.)
[15] (1 de junio de 1941). Cincuenta aniversario de Rerum Novarum.
[16] Tengamos muy presente la relación tan bien expresada por Monseñor Pie, cuando escribía que « la mala política no es otra cosa que la mala filosofía erigiendo sus principios en máximas de derecho público »... Sería absurdo reconocer a la Iglesia el derecho (y la autoridad) de enseñar la verdadera filosofía, y de combatir la falsa, y a la vez rehusarle el derecho de indicar las justas aplicaciones sociales de la primera y el de estigmatizar las consecuencias nefastas de la segunda... Ya sabemos el valor de esos consejos, según los cuales es preciso no hacer política... Todo el que se agota—decía constantemente Monseñor Pie—en deciros que no tiene « opinión política, y que lo mejor es no tenerla, casi siempre termina por demostrar con su perorata que tiene una mala y que quiere hacérosla compartir. »
[17] Le Messager du Coeur de Jésus, citado, por Apostolat et milieu social. Enero de 1931, p. 48.
[18] Carta citada en La Vie Spirituelle. 1925, p. 235.