U.I.O.G.D.

UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS (Santa Regla 57, 9)

Que Dios sea glorificado en todas las cosas



O LA VERDAD ES ENTERA O NO ES VERDAD

Páginas

lunes, 7 de febrero de 2011

Respuestas a las objeciones contra la posición católica sedevacantista 4ª Objeción


Sede vacante San Giovani in Laterano (Roma) Italia.



4ª Objeción: ¿Qué hay sobre la herejía material? ¿No pueden ser herejes materiales los Papas del Concilio Vaticano II?


Respuesta: Un hereje «material» es un católico errando de buena fe acerca de un problema dogmático. Los antipapas del Vaticano II son sin duda herejes reales. No pueden ser herejes materiales (católicos que están errando de buena fe) por varias razones, las más importantes entre esas razones son que: 1) ellos no sostienen los misterios fundamentales de la fe, 2) ellos rechazan los dogmas evidentes de cuales están plenamente conscientes.

Un «hereje material» es un término usado por los teólogos para describir a un católico errando de buena fe con respecto a algunas enseñanzas de la Iglesia, pero que no lo ha negado deliberadamente. La única manera que uno puede ser un «hereje material» es por no estar consciente de que la posición que sostiene es contrario a la enseñanza de la Iglesia. Tal persona podría cambiar su posición de inmediato al ser informado de la enseñanza de la Iglesia sobre la cuestión. Así, el llamado «hereje material» no es un hereje, sino más bien un católico confuso que niega algo de lo que él no sabe que la Iglesia ha enseñado. El hecho de que el llamado «hereje material» no es un hereje, se demostraría por el hecho de que el llamado «hereje material» no dejaría de ser parte de la Iglesia, y ya hemos demostrado por muchas citas que todos los herejes dejan de ser miembros de la Iglesia.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, «Cantate Domino», 1441:
“La Santa Iglesia Romana cree firmemente, profesa y enseña que aquéllos que no están en el seno de la Iglesia Católica, no solamente los paganos, sino también los judíos o herejes y cismáticos…” 17

Además, el llamado «hereje material» (un católico errando) no hace que caiga sobre su cabeza el castigo eterno por negar la fe, y todos los herejes hacen que caiga sobre sus cabezas el castigo eterno por negar la fe.

Papa San Celestino I, Concilio de Éfeso, 431:
“… todos los herejes corrompen las verdaderas expresiones del Espíritu Santo con sus propias mentes malvadas y hacen que caigan sobre sus cabezas una llama inextinguible.” 18

Un hereje material, por tanto, no es un hereje, sino un católico que inocentemente está confundido sobre algunas enseñanzas de la Iglesia. Por lo tanto, los que afirman que Benedicto XVI no está consciente de todos los dogmas que él niega, y por lo tanto sólo sería un «hereje material» (en otras palabras, un católico errando) no sólo estarán argumentando algo que es absurdo, sino algo que es IMPOSIBLE. Es imposible que Benedicto XVI no sea más que un llamado «hereje material» por tres razones:

Numero 1): Es un hecho que Benedicto XVI conoce muchos de los dogmas de la Iglesia que él niega. Él sabe más acerca de la doctrina católica que ningún otro en el mundo. Todo el tiempo da discursos sobre los pronunciamientos dogmáticos de la Iglesia – los mismos que él contradice y rechaza, tal como el Concilio Vaticano I [Pìo IX].

Benedicto XVI, Teoría de los principios teológicos (1982), p. 239:
“Cualquier persona que informe sobre la enseñanza de la Iglesia con respecto a las órdenes sagradas encuentra a su disposición una fuente relativamente rica de materiales de base, tres concilios han hablado extensamente sobre el tema: Florencia, Trento y el Vaticano II. Cabe mencionar también la importante constitución apostólica de Pío XII (Sacramentum ordinis) del año 1947.” 19

Benedicto XVI, Teoría de los principios teológicos (1982), pp. 197-198:
“En la parte del occidente, la demanda máxima sería que el oriente reconociera la primacía del Obispo de Roma en todo el ámbito de la definición de 1870 [el Vaticano I] y al hacerlo someterse en la práctica, de una primacía, como ha sido aceptada por las iglesias uniatas... ningunas de las soluciones de máxima ofrece una esperanza real de unidad.” 20

En estas citas vemos sólo una muestra de la familiaridad de Benedicto XVI con la doctrina católica, incluso los mismos concilios que él niega. Lo mismo ocurre con Juan Pablo II y sus «predecesores». Por ejemplo, en el acuerdo de 1999 con la Iglesia luterana sobre la justificación, aprobado por Juan Pablo II, Juan Pablo II está de acuerdo en que el Concilio de Trento ya no se aplica.

Acuerdo entre el Vaticano y los luteranos sobre la Justificación, 31 de oct. de 1999: “#13. A LA LUZ DE DICHO CONSENSO, LAS RESPECTIVAS CONDENAS DOCTRINALES DEL SIGLO XVI [es decir, los cánones del Concilio de Trento] YA NO SE APLICAN A LOS INTERLOCUTORES DE NUESTROS DÍAS.” 21

No hace falta decir que él no podría estar consciente del Concilio de Trento, si está de acuerdo en que ya no se aplica. Por otra parte, Benedicto XVI tiene varios doctorados en teología y ha escrito muchos libros que tratan con las complejidades del dogma católico. Uno de nosotros ha leído 24 de sus libros, y puedo decir que Benedicto XVI está más familiarizado con lo que enseña la Iglesia Católica que ningún otro en el mundo. El afirmar que Benedicto XVI o Juan Pablo II o Pablo VI o Juan XXIII no tenían conocimiento de las enseñanzas más simples de la Iglesia, que ellos negaron, ya sea sobre Nuestro Señor, contra el protestantismo, sobre la salvación, en contra de las falsas religiones, sobre la libertad religiosa, etc., es algo falso y ridículo de sumo grado. Es locura pura afirmar, por ejemplo, que Benedicto XVI no está consciente del dogma de que los protestantes están obligados, bajo pena de herejía, a aceptar el papado – recuerden que él enseña todo lo contrario. Esto es equivalente al afirmar que uno puede ser el jefe de cocina en un restaurante de cinco estrellas y no saber qué es la lechuga. Pero eso es exactamente lo que nos quieren hacer creer aquellos que promueven el argumento del «hereje material».

Numero 2): Es imposible que Benedicto XVI sólo sea un «hereje material» o un católico errando porque – suponiendo por un momento que no tiene conocimiento de muchos de los dogmas que él niega (que, como hemos dicho, sin duda, no es cierto) – de ser un hombre que proclama ser un obispo y el Papa, está obligado a tenerlas aprendidas. Por lo tanto, él no tiene excusa al decir que no está consciente de los dogmas fundamentales de la Iglesia que él niega.

Un manual de derecho canónico enseña: “Si es el delincuente que haga esta reclamación sea un clérigo, su petición de mitigación debe ser despedido, ya sea como falsa, o bien como una indicación de la ignorancia que se ve afectada, o por lo menos craso y supino… Su formación eclesiástica en el seminario, con su teología moral y dogmática, su historia eclesiástica, por no mencionar su derecho canónico, todos aseguran que la actitud de la Iglesia hacia la herejía fue impartido a él.” 22

Numero 3): Es imposible que Benedicto XVI solo sea más que un «hereje material» porque hay ciertas cosas que todos los adultos deben mantener por una necesidad de medio con el fin de ser católico, y Benedicto XVI no mantiene esas cosas. Todos los adultos católicos deben creer en la Trinidad, la Encarnación, que Jesucristo y su Iglesia son ciertos, y que las religiones distintas de la de Jesucristo son falsas. Estos misterios esenciales deben ser conocidos por necesidad de medio.

Papa Benedicto XIV, Cum Religiosi (# 1), 26 de junio de 1754:
“Nos no hemos gozado, sin embargo, cuando se informó posteriormente a Nos que en el curso de la instrucción religiosa de preparación a la confesión y la Santa Comunión, se encontraba muy a menudo que estas personas eran ignorantes de los misterios de la fe, incluso en aquellos aspectos que deben ser conocidos por necesidad de medio; en consecuencia, no estaban habilitados para participar de los sacramentos.” 23

En otras palabras, todos los católicos mayores de edad del uso de la razón deben tener un conocimiento positivo de ciertos misterios de la fe para ser salvos. No hay excusas, ni siquiera por ignorancia. Así, si uno tiene una creencia que destruye la fe en esos misterios, aunque se le ha enseñado de forma incorrecta, no es católico.

Papa Benedicto XIV, Cum Religiosi (# 4):
“… los confesores deben realizar esta parte de su deber cuando alguien se encuentre en su tribunal que no sabe lo que debe saber, por necesidad de medio, para ser salvo…24

Papa San Pío X, Acerbo Nimis (# 3), 15 de abril de 1905:
“Por lo cual Nuestro predecesor Benedicto XIV escribió justamente: «Afirmamos que la mayor parte de los condenados a las penas eternas padecen su perpetua desgracia por ignorar los misterios de la fe, que necesariamente se deben saber y creer para ser contados entre los elegidos».” 25

Por ejemplo, si uno realmente cree en tres dioses diferentes y no en un Dios en tres personas divinas, entonces no es católico – punto. Esto es cierto incluso si nunca se le enseñó la verdadera doctrina sobre la Trinidad. Él no es católico, ya que su creencia contradice un misterio esencial que debe poseer para tener la verdadera fe.

Del mismo modo, si uno cree que otras religiones, como el islam, el judaísmo, etc. también son buenas, entonces uno no cree que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) es la única verdad. Si uno no cree que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) es la única verdad, entonces uno no tiene la fe católica – punto. Esto es cierto incluso si nunca se le enseñó la verdadera doctrina sobre esta materia, razón por la cual el Papa Pío XI, dice que todos los que mantienen la opinión de que todas las religiones «son, con poca diferencia, buenas y laudables» han abandonado la verdadera religión – punto.

Papa Pío XI, Mortalium Animos (# 3):
“Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios.” 26

Bueno, hemos demostrado que Benedicto XVI y sus «predecesores» creen que el judaísmo, el islam, etc. son buenos. Benedicto XVI hasta incluso se inició en el islam en una mezquita el 30 de noviembre de 2006. Él y sus «predecesores» alaban estas religiones. Benedicto XVI hizo un llamamiento específico al islam como «noble» y dijo que representa «la grandeza». No es posible que él creyere en esto y ser católico «hereje material», ya que él no cree en un misterio esencial [necesidad de medio] que él debe poseer para tener la verdadera fe: que Cristo es la única verdad. Por lo tanto, Benedicto XVI no es un católico – punto.

Esto también se demuestra desde otro ángulo. Puesto que es un misterio esencial de la fe católica que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) es la única verdad, se sigue que los que creen este misterio también guarden que la Iglesia de Cristo debe ser creída. Esta es la enseñanza del Papa León XIII.

Papa León XIII, Satis Cognitum (# 34), 29 de junio de 1896:
No puede creerse que guardáis la fe católica los que no enseñáis que se debe guardar la fe romana.” 27

Si uno profesa que la religión católica no tiene que ser aceptada por los no católicos, entonces uno no es católico. Como hemos demostrado, los antipapas del Vaticano II no sólo enseñan que la religión católica no tiene que ser aceptada por los no católicos, sino que específicamente enseñan que los cismáticos orientales no tienen necesidad de convertirse a la fe católica.

Pablo VI, Declaración Conjunta con el «Papa» cismático Shenouda III, 10 de mayo de 1973: “Pablo VI, Obispo de Roma y Papa de la Iglesia Católica, y Shenouda III, Papa de Alejandría y Patriarca de la Sede de San Marcos… En el nombre de esta caridad, rechazamos todo tipo de proselitismo… Qué cese donde quiera que exista…28

Juan Pablo II, Homilía, 25 de ene. de 1993: “Dice el documento de la Comisión Pontifica para Rusia que, «La forma en que se logra la unidad cristiana, de hecho, no es por el proselitismo, sino por el dialogo fraternal…».” 29

Benedicto XVI, Discurso a los Protestantes en la Jornada Mundial de la Juventud, 19 de agosto de 2005: “Y ahora preguntémonos: ¿qué significa restablecer la unidad de todos los cristianos?... esta unidad no significa lo que se podría llamar ecumenismo de regreso, es decir, renegar y rechazar la propia historia de fe. ¡De ninguna manera!

Además…

La ley de la Iglesia presupone obstinación en la herejía a menos que se pruebe lo contrario.

Además de los hechos anteriores que demuestran que los antipapas del Vaticano II son definitivamente herejes formales, la presunción de la ley está en contra de ellos:

Canon 2200.2, El Código de Derecho Canónico de 1917: “Donde ha habido una violación externa de la ley, se presume la malicia en el fuero externo, a menos se pruebe lo contrario.”

Un comentario sobre este canon por el Rev. Eric F. Mackenzie, A.M., S.T.L., J.C.L, establece:

“La comisión misma de todo acto que representa herejía, p. ej., la declaración de alguna doctrina contraria o contradictoria a un dogma revelado y definido, da motivo suficiente para la presunción jurídica de la depravación herética… Circunstancias que justificaran deben probarse en el fuero externo, y la carga de la prueba recae sobre la persona cuya acción ha dado lugar a la imputación de herejía. A falta de tal prueba, todas las excusas se presumirán que no existen.” 31

No sólo los antipapas del Vaticano II han hecho literalmente cientos de declaraciones contrarias al dogma revelado y definido, sino que también de forma explícita se han declarado a sí mismos en comunión con los cismáticos y herejes dentro de la misma Iglesia. Además, ellos han confirmado estas declaraciones con los actos [de culto] que más manifiestan su adhesión a la herejía, tal como communicatio in sacris (la comunicación en las cosas sagradas) con diversas religiones falsas. No es, por lo tanto, ley o el espíritu de la Iglesia exonerar a alguien por vomitar públicamente la herejía, sino más bien por presumir [evidencia externa] su culpabilidad.

Papa Inocencio IV, Primer Concilio de Lyon, 1245:
“La ley civil declara que los que deben ser considerados como herejes, y deben ser sometidos a las sentencias dictadas contra ellos, que por los testimonios ligeros se encuentran que se extraviaron de la sentencia y del camino de la religión católica.” 32

San Roberto Belarmino explica por qué debe ser así.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30:
“…pues el hombre no está obligado, o capaz de leer los corazones, pero cuando ven que alguien es un hereje por sus obras externas, lo juzgan puro y simple que es un hereje, y lo condenan como un hereje.”

Una simple ilustración también demuestra por qué esto debe ser así.

Supongamos que usted tiene algunas ovejas y usted nombró a un pastor que vele por ellas. Supongamos que un día el pastor se convirtió en un lobo y empezó a comerse las ovejas y rompiéndolas en pedazos. ¿Podría Usted, buscando el bienestar de estas ovejas, mantener al lobo como la cabeza de las ovejas? ¿Le exigiría a las otras ovejas que aún no son devoradas que se sometan al lobo, y por lo tanto poniéndose en peligro próximo de ser comidas? Por supuesto que no, ni tampoco Dios.

Dios nunca podría permitir que se promulgue una herejía manifiesta en el fuero externo para mantener la autoridad en la Iglesia o ser capaz de exigir la sumisión de los católicos, independientemente de cuáles sean sus intenciones. Recuerde, la herejía mata las almas. Supongamos que el lobo de nuestra historia sólo tiene hambre, o está teniendo un mal día. ¿Esto cambia el hecho de que las ovejas están siendo eliminadas? No.

Por otra parte, ¿qué lobo que esté tratando de engañar a la gente se declararía abiertamente ser un no católico o un enemigo de la Iglesia?

Mateo 7, 15
“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas por dentro son lobos voraces.”

No hay forma más eficaz para ayudar a un falso profeta que insistir que, a pesar de su profesión pública de herejía, mantiene la autoridad en la Iglesia. El Papa San Celestino confirma con autoridad el principio de que podemos considerar hereje público a una persona aunque ésta sea una autoridad como por ejemplo se trató del caso del hereje Nestorio. Nestorio, patriarca de Constantinopla, comenzó a predicar la herejía de que María no era la Madre de Dios. Los fieles reaccionaron rompiendo la comunión con él al darse cuenta que, desde que Nestorio predicaba herejía pública y notoria, no podía tener autoridad en la Iglesia Católica. La siguiente cita del Papa San Celestino se encuentra en De Romano Pontifice, la obra de San Roberto Belarmino.

El Papa San Celestino:
La autoridad de Nos Sede Apostólica ha determinado que el obispo, el clérigo, o un cristiano sencillo, que había sido depuesto o excomulgado por Nestorio y sus seguidores, después de que éste comenzó a predicar la herejía, no se considerará depuesto o excomulgado. Porque el que había desertado de la fe con tales predicaciones, no puede deponer o quitar a nadie en absoluto.” 33

El Papa Pío IX confirma este principio mediante la enseñanza de que uno es considerado hereje o cismático si aún no ha sido declarado como tal por la Santa Sede.

El Papa Pío IX, Quartus Supra (# 12), 6 de ene. de 1873:
“Dado que la facción de Armenia es así, son cismáticos aun cuando todavía no han sido condenados como tal por la autoridad apostólica.” 34

Por eso los santos, teólogos, doctores, canonistas y los papas que hablan de la cuestión de un «papa herético» evitan los términos herejía «material» y «formal», ya que estos son términos que implican una sentencia del fuero interno. Más bien, ellos usan las palabras como pública, manifiesta, notoria, etc. – términos que corresponden al fuero externo.

F.X. Wernz, P. Vidal (1943):
“A través de notoria y abiertamente herejía revelada, el Romano Pontífice, en caso de que caiga en la herejía, por ese mismo hecho se considera que puede ser privado de la potestad de jurisdicción, incluso antes de cualquier sentencia declarativa de la Iglesia…” 35

Canon 192, El Código de Derecho Canónico de 1917:
“Una persona puede ser privado contra su voluntad, o removido de su oficio, por efecto de la ley o un acto del superior legítimo.”

Canon 188.4, El Código de Derecho Canónico de 1917:
“Existen ciertas causas que resulta la resignación tacita (silenciosa) de un oficio, que tal resignación es aceptada en avance por la operación de la ley, y por tanto, es efectivo sin cualquier declaración. Estas causas son… (4) si ha abandonado públicamente la fe católica.”

¿Qué es una defección pública de la fe?

Canon 2197.1, El Código de Derecho Canónico de 1917:
“Un crimen es público: (1) si ya es conocido o las circunstancias son tales que conducen a la conclusión de que puede y fácilmente llegar a serlo…”

Por lo tanto, hemos demostrado con gran detalle por qué es totalmente falso afirmar que los antipapas del Vaticano II son meramente «herejes materiales». No pueden ser herejes materiales porque: 1) saben muy bien de los dogmas que niegan; 2) están obligados a conocer la fe católica como «obispos», especialmente los dogmas que niegan; y 3) no tienen y contradicen los misterios esenciales de la fe que uno debe mantener para ser un católico.

Tomado del libro: La verdad de lo que le pasó realmente a la Iglesia Católica después del Vaticano II, Capítulo 21, escrito por los monjes benedictinos, Dom Michael Dimond OSB y Dom Peter Dimond OSB, Monasterio de la Sagrada Familia EEUU