lunes, 6 de diciembre de 2021

LA CONDENACIÓN DEL COMUNISMO por Rev. P. Joaquín Azpiazu sj - SEGUNDA PARTE Y FINAL

 


El ideal comunista

El ideal comunista francés de Marx no hay que probarlo. Desde joven (1847) perteneció, con su amigo Federico Engels, a la «Liga comunista», por encargo de la cual escribió con Engels, el Manifiesto comunista en 1848.

Había ya recibido de Proudhon las bases de algunas ideas que después desarrolló Marx, había agitado la revolución francesa de 1848, como agitó luego la de la Commune de 1871; había conocido los escritos del teórico Saint Simon, había visto los ensayos de Owen y de Fourier. Todos le parecieron vanos y sin contenido. Él se propuso formar un comunismo científico.

Para conocer qué profundamente comunista es Marx, basta leer cualquier párrafo del Manifiesto comunista. La convicción nace de pronto y por entero:

«Un espectro recorre Europa –así comienza el Manifiesto–, el espectro del comunismo. Contra este espectro se han coligado en santa jauría todas las potencias de la vieja Europa, el Papa y el Zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes… Dos consecuencias se desprenden de este hecho: que el comunismo se halla ya reconocido como una potencia por todas las potencias europeas; que es hora de que los comunistas expresen a la luz del día y ante el mundo entero sus ideas, sus objetivos, sus tendencias, saliendo al paso de ese ese espectro del comunismo con un manifiesto del partido…»

«¿Qué relación guardan los proletarios con los comunistas en general? Los comunistas no forman un partido aparte frente a los demás obreros; no tienen intereses propios separados de los intereses del proletariado…; los comunistas no se distinguen de los demás partidos más que en esto: en que destacan y reivindican siempre en todas y en cada una de las acciones nacionales de los proletarios los intereses comunes de todo el proletariado independiente de su nacionalidad… Las tesis teóricas de los comunistas… no son sino la expresión generalizada de las condiciones reales de una lucha de clases existente, de un movimiento histórico que se va desarrollando a la vista de todos… El proletariado no tiene patria… El proletariado no tiene que romper más que sus cadenas… ¡Proletarios de todos los países, uníos!»

No hace falta más. Se puede añadir, en plan de confirmación, las últimas palabras de El capital, de Marx:

«Al disminuir progresivamente el número de magnates del capital, que usurpan y monopolizan todas las ventajas de este proceso de transformación, crece la masa de la miseria, de la opresión, del esclavizamiento, de la degeneración, de la explotación; pero crece también la rebeldía de la clase obrera, cada vez más numerosa y disciplinada, unida y organizada por el mecanismo del propio régimen capitalista de producción. El monopolio del capital se convierte en grillete del régimen de producción, que ha florecido con él y gracias a él. La centralización de los medios de producción y la socialización del trabajo llegan a un punto que son ya incompatibles con la envoltura capitalista. Esta salta hecha añicos. La hora de la propiedad privada capitalista ha sonado. Los expropiadores son expropiados.» (El capital, t. I, pág. 856.)

Si estos documentos no bastan, vaya otro de Lenin. Cuando, en 1917, triunfa Lenin en Petrogrado y Moscú, e impone el nuevo régimen, proclama Lenín:

«Nosotros somos descendientes directos de Carlos Marx. Su doctrina no ha sido puesta en práctica hasta hoy; la propiedad privada ha seguido reinando en los países socialistas. En Rusia se acabó la propiedad privada de producción y de renta. Eso quiso Marx, eso quiere Rusia.»

Esa fue la realidad. ¿Un testimonio? Ante una requisitoria de los periodistas americanos, Stalin, que es otra autoridad en la materia, contesta:

«Yo entiendo que Lenin no introdujo en el marxismo ningún principio nuevo, como tampoco borró ninguno de los viejos principios del marxismo. Lenin era y sigue siendo el más fiel y consecuente discípulo de Marx y Engels, y se basa plena e íntegramente en los principios del marxismo. Pero Lenin no fue sólo un ejecutor de la teoría.» (Stalin, “Entrevista con la primera delegación de obreros norteamericanos” 9 de septiembre de 1927; publicada en Obras escogidas, de C. Marx, edic. del Instituto Marx-Engels-Lenin, de Moscú.)

No es, pues, extraño que un moderno investigador, S. Chang, estudiando estas cuestiones en su tesis doctoral (1931) llegue a decir que el comunismo moderno está identificado con el marxismo. Lo cual añade, lo digo no solamente por virtud de testimonios, sino de mi propio estudio.

Marxismo y comunismo son, pues, idénticos.

Socialismo y comunismo

Pero ¿el marxismo no es el socialismo? Y el socialismo, ¿es comunismo?

La pregunta tiene en nuestro caso un valor especial, porque estamos tratando de la condenación del comunismo. ¿La vamos a extender al socialismo? Si es lo mismo, indiscutiblemente que sí.

Apenas apareció en el mundo el socialismo o el comunismo científico de Marx –entonces eran iguales–, aparecieron los teóricos economistas, más o menos afines a las ideas del pensador judío, divididos en socialistas revisionistas y en socialistas ortodoxos. El primer grupo, capitaneado por Eduardo Bernstein, no quería aceptar sin control todas las teorías de Marx, algunas de las cuales las creía falsas; el otro, en cambio –a su cabeza iban Engels y Kautsky–, aceptaba el marxismo con fe y convicción.

Esto en cuanto a las ideas. Pero, ¿y en cuanto al método?

El comunismo marxista de El capital, de Marx, no es sólo ideológico, es práctico; propugna y quiere la expropiación de los potentados, ansía la dictadura del proletariado. Para eso hay que ser revolucionario, y no todos tienen temple de revolucionarios y antiburgueses. La burguesía es muy placentera, pese a Marx y a los mismos ortodoxos, que se dejan seducir por sus delicias.

«El actual oportunismo –decía Lenin en 1914–, personificado en su principal representante el ex marxista Kautsky, cae dentro de las características que Marx asigna a la actitud burguesa, pues este reconocimiento limita el reconocimiento de la lucha de clases a lo que las instituciones burguesas permiten… El oportunismo se niega a reconocer el principio de la lucha de clases al llegar al punto más esencial, el período de tránsito del capitalismo al comunismo, al período del derrocamiento de la burguesía y de su total anulación.» (Lenin, Carlos Marx, pág. 56). Es, como decía Lenin, «el liberalismo podrido que intenta revivir bajo la forma de oportunismo socialista» (Lenin, Vicisitudes históricas de la doctrina de Carlos Marx, 1913).

Lenin pone el dedo en la llaga. Estos socialistas, que viven dentro de un acondicionado oportunismo, viene a decir, se parecen a los estrategas de café o a los predicadores que hablan y no dan trigo. Ahora no hay más que hacer una sencilla aplicación.

El socialismo en general –en España como fuera,– se ha nutrido de tres clases de hombres: el proletariado que, ansiando mejoras, piensa hallarlas por el camino del socialismo; el científico que estudia, discute o apoya las teorías marxistas en su gabinete, bien acondicionado; el capitalista que, viendo la tormenta que avanza, sale al campo con un mísero paraguas de concesiones, creyendo que con ellas va a detener la revolución.

Cabe dentro de los proletarios la clase interesante de los ex proletarios: es decir, de los que fueron obreros, y son líderes; dejaron la herramienta para ir al mitin y a la presidencia del sindicato. Es decir, hay socialistas que llamaríamos don Juan del Pueblo (el soldado desconocido), el líder (Prieto, Largo Caballero, Jouhaux, Blum, Bevin), el científico (Fernando de los Ríos, Lasky), y el capitalista más o menos socializante por necesidades del bolsillo.

Las revoluciones no se hacen todos los días, ni los revolucionarios surgen cada paso; en cambio, han menudeado –sobre todo en el siglo XX– los Parlamentos, los Gobiernos y los diputados socialistas en Francia, en Alemania, en Inglaterra, en España, en Italia, en Noruega, en Suiza; y, sin embargo, a pesar de que desde treinta o más años, el mundo va navegando hacia el socialismo, sigue la burguesía y sigue el proletariado, con reformas y mejoras, es verdad, pero a cuyo socaire viven en perfecta y cómoda burguesía los líderes, los parlamentarios, los gobernantes y los científicos socialistas. No creen en el socialismo, mientras que el pueblo todavía cree en él.

Y es que ese socialismo actual es un comunismo desvaído, aguado, de vaselina, contemporizador, que se vende y se compra, que avanza y retrocede, como las mareas.

Compárese este socialismo con el comunismo de Lenin, imponiendo en Rusia de golpe, en 1917, la socialización y la expropiación de toda la propiedad privada inmueble. Lenin tenía derecho a llamarse socialista y a reivindicarse auténtico sucesor de Marx; los socialistas, generalmente, no lo tienen.

Por eso aparecen tantísimos socialismos: socialismo de Estado, socialismo de cátedra, socialismo educador, y hasta un híbrido y repugnante socialismo-religioso.

El ateísmo del socialismo

Pero en medio de todo esto hay una nube negra, preñada de tormenta. En el orden religioso hay un punto de contacto fundamental entre el socialismo y el comunismo, y es el materialismo y la antirreligiosidad. La teoría materialista de la Historia de Marx se salva de la catástrofe, y es admitida por todo el socialismo –hasta por una buena parte del laborismo, que es la más aguada del socialismo–; del mismo modo que el ateísmo y la irreligiosidad son dogmas impuestos análogamente al socialismo que al comunismo. Por donde el socialismo viene a ser, en general, tan ateo e irreligioso como el comunismo, aunque sin su bravura revolucionaria y sin el ánimo de sacar de la doctrina todas las consecuencias que encierra; es teórico, pero no práctico. Pero es tan ateo como el comunismo, y el principal responsable de la pérdida de la fe en las masas obreras españolas y aun del mundo.

Consecuencias

Varias observaciones hay que hacer antes de terminar.

Es la primera que conviene salir al paso de algunos católicos, poco formados, o tímidamente escandalizables, que hablan del comunismo como de algo que no pretende más que cierta vida en común dentro de un mejoramiento del pobre y del desvalido. Y aun se admiran cuando oyen decir que los Pontífices condenan el comunismo.

No; esto no es comunismo. Si el comunismo no fuera más que mejoramiento del pobre, elevación del pueblo, salvación de la gente del hampa, todos podríamos y deberíamos ser comunistas auténticos. No, comunismo no es eso. Ni siquiera es sólo afán de colectivismo ni de vida en común, ni menos de nacionalización de empresas, aunque este camino económicamente conduzca al desastre.

Algo muy diverso es negar el derecho del ser humano a la propiedad privada de los bienes legítimamente obtenidos, y admitir la posible renuncia a este derecho en individuos determinados que adoptan una propiedad y una vida común, como lo hacen los religiosos. ¿Cómo va a ser esto malo? No; lo que ocurre es que el derecho legítimo de propiedad privada es, en su recto ejercicio, el camino natural y ordinario por donde ha de andar la sociedad humana; lo otro es lo que hacen unos pocos que se sacrifican por más altos ideales, no negando aquel derecho en quien quiera ejercerlo, sino renunciando en sí mismos a su uso para fines más elevados.

Conviene también referirse aquí a otros que, desgraciadamente en España serán bastantes, antiguos inficionados de viejo comunismo, que rehúsan dejar su veneno, que les corroe el alma, aun cuando externamente no pueden alistarse a entidades públicamente prohibidas y llenas de peligros.

El canon 1.325 distingue entre hereje, apóstata y cismático. Hereje es el bautizado que, reteniendo el nombre de cristiano, niega pertinazmente alguna de las verdades que hay que creer como de fe divina o católica, o de ella duda; apóstata es el que se aparta totalmente de la fe cristiana; cismático es el que no quiere sujetarse al Sumo Pontífice y a los miembros de la Iglesia dependientes del mismo.

Por desgracia, en España hay aún muchos que, habiendo estado inficionados de comunismo, viven con ánimo hostil a la religión, desprecian los deberes de cristianos y la doctrina de la Iglesia, ansían el triunfo de un bolchevismo ruso que cambie la faz de España. ¿Qué decir de ellos? Rigurosamente hablando, son apóstatas en su fe; y a tal naufragio les llevó sin duda el comunismo o socialismo, donde, a vueltas, de otras doctrinas, bebieron esa ponzoña de enemistad contra la Iglesia. Son comunistas, hoy durmientes, y por ello viven quizá en los linderos de la censura como comunistas. Pero si tienen en su vida orientaciones y actividades comunistas clandestinas, juzgo que incurren en la excomunión del decreto de 1.º de julio; y si consciente y voluntariamente trabajan en el comunismo, caen también en la censura del canon 2.314, párrafo 1.º, contra los apóstatas.

El P. M. Fábregas, en un ponderado artículo, hace una comparación exquisita y detallada entre la encíclica Humanum genus de 20 de abril de 1884, en la que León XIII condenó a los masones, y las diversas encíclicas modernas, sobre todo la Divini Redemptoris contra el comunismo, para descubrir una larga serie de analogías y casi identidad en los ataques que a la Iglesia masones y comunistas dirigen, y en el modo secreto de células que ambos mantienen. Según esta doctrina, podría aplicarse a los comunistas la misma excomunión que en el canon 2.335 se lanza contra los masones. Sin embargo, como toda interpretación de censuras ha de ser restrictiva, concluye el P. Fábregas que, aunque de suyo no incurrieran en esta excomunión los comunistas, son, sin embargo, vitandos. Y como el artículo del P. Fábregas es anterior a la condenación del comunismo hecha por el Santo Oficio el día 1.º de julio de 1949, hoy se podría más fácilmente aplicar también a los comunistas esta censura, ya que el mismo Santo Oficio les aplica otra más fuerte en el canon 2.314.

Hemos dicho que socialismo y comunismo son en el fondo idénticos, aunque diversos en la forma de actuar. El laborismo, por ejemplo, se contenta en gran parte con nacionalizar empresas, pensando que éste es un medio apto para ir formando poco a poco la conciencia de que sobra la propiedad privada; otros socialismos van más allá. En general, el socialismo –y respeto excepciones de formas más desvaídas– es también materialista crudo, ateo en sí mismo; enemigo de la unión, de la concordia de los hombres, y de la Iglesia de Cristo. Y lo ha sido a todo lo largo de la Historia en sus doctrinas y en sus manifestaciones políticas, antirreligiosas y sociales. Y para ello han inventado una filosofía acerca de la religión, que comenzó con Marx y terminó con el horrendo librito de Lenin: La religión.

Por consiguiente, en virtud del decreto, parece que los que voluntaria y conscientemente profesan la doctrina del comunismo (léase socialismo) materialista y anticristiano y la defienden; y, sobre todo, de ella se hacen propagandistas, son verdaderos apóstatas, y como tales incurren en las excomuniones indicadas en el decreto, ni pueden acercarse a la recepción de los Sacramentos.

Se dirá que las palabras condenatorias del decreto son de estricta interpretación, y que no pueden aplicarse a los socialistas lo que a los comunistas se les impone. Así es, pero es que, en virtud del decreto, la condenación viene en virtud del materialismo del anticristiano y de la apostasía, y éstas son, en ambos grados, iguales.

Gran parte del pueblo socialista o socialistoide español creo que no es todavía así. Ni puede decirse que sea apóstata, aunque esté casi totalmente abandonado en sus deberes religiosos, ni puede decirse que sea anticristiano si envía a sus hijos a la escuela religiosa o a la catequesis. Pero de los jefes más o menos ocultos de ese antiguo o moderno socialismo español, auténticos ateos y materialistas, no puede hablarse tan benignamente. Que si hoy hubiera en España cierta libertad para un socialismo al estilo de 1935 o 1936, podría acaso una parte de su masa pasar por el Jordán del olvido o de la ignorancia, pero sus jefes caerían de lleno en las censuras pontificias.

Comunismo y capitalismo

Condenación del comunismo no quiere decir absolución del capitalismo anticristiano. Tan condenado está el capitalismo liberal, sórdido, avaro, codicioso e injusto, como el comunismo rabiosamente ateo. Quien adora a su bolsa en vez de adorar a Dios es tan ateo como el que pone en la vida material toda su religión. Entiéndase el capitalismo injusto, no el mero sistema económico, mejor o peor para los fines del bienestar económico o social.

Entiéndase que se habla de aquel capitalismo «basado en erróneas concepciones, capitalismo que se arroga sobre la propiedad un derecho ilimitado, sin subordinación alguna al bien común, condenado por la Iglesia como contrario al bien común, condenado por la Iglesia como contrario al derecho natural». Así habló Pío XII en su alocución de 1.º de septiembre de 1944.

El capitalismo vicioso, arrastrado por los tres demonios sociales de la Humanidad, el ansia de riqueza, la ambición y el abuso de la fuerza, es en sí mismo, dañoso, erróneo y condenable.

Oposición de la Iglesia y del comunismo

Despréndese fácilmente de todo esto la oposición violenta entre la Iglesia y el comunismo.

El comunismo es puramente económico, se dice por algunos. No hay tal; lo hemos visto; es esencialmente ateo, negador de la inteligencia y del espíritu, de la providencia y del más allá, de la caridad de los unos para con los otros y de los principales derechos humanos. Todo esto nos es economía, sino ética, moral, teología y cristianismo.

Anticatólico aparece el comunismo no solamente en la vida y escritos de sus corifeos, sino en todas las campañas pasadas y presentes del comunismo y del socialismo contra la Iglesia.

Por eso las frases que Pío XII dijo en más de una ocasión, hablando del socialismo, en orden a su incompatibilidad con el catolicismo, tienen toda su fuerza al final de este artículo: «Socialismo y catolicismo son términos contradictorios». (Quadragesimo anno, núm. 49.)

Hoy es el comunismo el enemigo número uno del catolicismo. Las razones están a la vista: opera con armas de motivos económicos, que son las que al hombre material y pobre más fuertemente dañan; opera sobre masas, que forman la mayoría del mundo, y que son incontenibles cuando se desbordan; opera más violentamente sobre elementos menos cultos y, por tanto, más inaccesibles a la defensa por la vía del espíritu; opera con armas de auténticas fuerzas vivas: opera brutalmente, ¿Quién puede contener una inundación, el golpe furioso del mar en la tormenta?

Es, además, el comunismo el enemigo número uno de la Iglesia porque tiene en algunas de sus teorías y finalidades notas y rasgos de verdad, que acaso los católicos hemos sido remisos en desgajarlas con valentía para declarar su valor: quiere elevar al pobre y sacarlo de la miseria.

«El comunismo es un huracán terrible que se abate sobre el mundo, amenazando con revolverlo todo. Pero un hilo de aquel viento es cristiano. Acojámoslo pronto en nuestra vela.» (Ricardo Lombardi, La doctrina marxista.)

Condenación del comunismo

Decreto de la Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio
de 1.° de julio de 1949

(Acta Apost. Sed. de 14 de julio de 1949)

A esta Suprema Sagrada Congregación se han hecho las preguntas siguientes: 1.ª, si es lícito inscribirse en partidos comunistas o prestarles apoyo; 2.ª, si es lícito publicar, difundir o leer libros, periódicos, diarios u hojas volantes que sostienen la doctrina o la práctica del comunismo, o colaborar en ellos con escritos; 3.ª, si los fieles que realizan, sabiéndolo y libremente, actos a los que se refieren los números 1 y 2 del presente decreto, pueden ser admitidos a los sacramentos; 4.ª, si los fieles que profesan la doctrina del comunismo materialista y anticristiano, y sobre todo los que la defienden o de ella se hacen propagandistas, incurren, ipso facto, como apóstatas de la fe católica, en la excomunión reservada en especial modo a la Sede Apostólica.

Los Emmos. y Rvdmos. Padres puestos para la tutela de la fe y de las costumbres, teniendo presente el parecer de los Rvdmos. Consultores en la reunión plenaria de la Feria III (en vez de la IV) el 28 de junio de 1949, han decretado que se respondiera: Al 1.º: Negativamente: el comunismo, de hecho, es materialista y anticristiano, y los dirigentes, por consiguiente, del comunismo, aun cuando a veces de palabra declaren no combatir la religión, de hecho, sin embargo, con la teoría y la acción, se muestran hostiles a Dios, a la verdadera religión y a la Iglesia de Cristo; al 2.º: negativamente, porque son actos prohibidos por el mismo Derecho canónico (can. 1.399.); al 3.º: negativamente, conforme a los principios que se refieren a no administrar los sacramentos a aquellos que no tienen la debida disposición; al 4.º:  afirmativamente.

En la siguiente Feria V (día 30 del mismo mes y año), Su Santidad Pío XII, en la acostumbrada audiencia concedida a Su Excelencia Rvdmo. Monseñor Asesor del S. Oficio, ha aprobado las deliberaciones de los Emmos. Padres y ha ordenado que se promulgue en el Acta Apostólicas Sedis.

Roma, 1.º de julio de 1949.

 

Decreto del Santo Oficio acerca de los matrimonios de comunistas
(11 de agosto de 1949)

La exclusión de los comunistas de la recepción de los sacramentos, ¿abarca también la prohibición de celebración de matrimonio en el que, por lo menos, uno de los contrayentes sea comunista?

En el caso en que tal prohibición no se prevea, ¿el matrimonio de los comunistas debe regirse conforme a los cánones 1.060 y 1.061, es decir, debe someterse a condiciones análogas a las exigidas para matrimonios de personas de diversa religión?

Considerado el carácter del sacramento del matrimonio, en el que los ministros son los mismos contrayentes, y en el que el sacerdote es testigo oficial, el sacerdote puede asistir al matrimonio de los comunistas conforme a los cánones 1.605 y 1.606. En los matrimonios comunistas que se refieren a la respuesta 4.ª del decreto de 1.º de julio de 1949, hay que observar lo prescrito en los cánones 1.001, 1.102 y 1.109, párrafo 3.º del Código de Derecho canónico.

Cánones citados en los decretos:

Canon 1.399.– Están prohibidos por el Derecho mismo… 2.º, los libros de cualesquiera escritores que defienden la herejía o el cisma, o ponen empeño en destruir de cualquier modo los fundamentos mismos de la religión; 3.º, los libros que atacan de propósito la religión o las buenas costumbres; 4.º, los libros de cualesquiera acatólicos, que traten exprofeso de religión, mientras no conste que no contienen nada contrario a la fe católica…; 6.º, los libros que impugnan o se mofan de algún modo del dogma católico, los que defienden errores condenados por la Sede apostólica, los que desprestigian el culto divino, los que intentan destruir la disciplina eclesiástica y los que adrede injurian a la jerarquía eclesiástica o al estado clerical o religioso…

Canon 1.060.– La Iglesia, prohíbe severísimamente en todas partes que contraigan entre sí matrimonio dos personas bautizadas, una de ellas católica y la otra afiliada a una secta herética o cismática; y si hay peligro de perversión del cónyuge católico o de la prole, también la misma ley divina prohíbe el casamiento.

Canon 1.061.– La Iglesia no dispensa el impedimento de mixta religión, a no ser: 1.º, que haya causas justas y graves; 2.º, que el cónyuge acatólico dé garantías de que no expondrá al cónyuge católico a peligro de perversión, y que ambos las den de que toda la prole será bautizada y educada solemnemente en la religión católica; 3.º, que haya certeza moral de que se cumplirán las garantías dadas. II. Por regía general, debe exigirse que las garantías se den por escrito.

Canon 1.065.– I. Apártese igualmente a los fieles de contraer matrimonio con aquellos que notoriamente abandonaron la fe católica, aunque no estén afiliados a una secta acatólica, o con los que dieron su nombre a asociaciones condenadas por la Iglesia, II. No debe el párroco asistir a estos casamientos sin consultar al Ordinario, el cual, examinadas todas las circunstancias del caso, podrá permitirle que asista, si hay causa grave y urgente, y el mismo Ordinario juzga, según su prudencia, que está suficientemente asegurada la educación católica de toda la prole y el alejamiento de peligro de perversión del otro cónyuge.

Canon 1.066.– Si un pecador público, o uno que esté notoriamente incurso en censura, se niega a confesarse antes, o a reconciliarse con la Iglesia, no debe el párroco asistir a su matrimonio, a no ser que haya alguna causa grave y urgente, acerca de la cual debe consultar al Ordinario, si es posible.

Canon 1.102.– I. Cuando se trata de matrimonios entre una parte católica y otra acatólica, las preguntas acerca del consentimiento deben hacerse según lo mandado en el canon 1.095, párr. 1.º, número 3. II. Pero están prohibidos todos los ritos sagrados; y si se prevé que de esta prohibición se han de seguir males más graves, puede el Ordinario autorizar algunas de las ceremonias eclesiásticas acostumbradas, excluida, en todo caso, la celebración de la misa.

Canon 1.109.– III. Por el contrario, los matrimonios entre parte católica y parte acatólica deben celebrarse fuera de la Iglesia, y si el Ordinario juzga prudentemente que no puede cumplirse esto sin que de ahí se sigan mayores, males, se deja a su prudente arbitrio el dispensar acerca de este punto, quedando en su vigor lo que se prescribe en el canon 1.102, párrafo 2.º

FIN

DÍA VIGÉSIMO NONO - MES DE MARÍA INMACULADA: por el P. Rodolfo Vergara Antúnez

 

MES DE MARÍA INMACULADA

POR EL PRESBÍTERO

RODOLFO VERGARA ANTÚNEZ


DÍA VIGÉSIMO NONO

MARÍA MODELO DE TODAS LAS VIRTUDES

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS DEL MES

¡Oh María! durante el bello Mes que os está consagrado, todo resuena con vuestro nombre y alabanzas. Vuestro santuario resplandece con nuevo brillo y nuestras manos os han elevado un trono de gracia y de amor, desde donde presidís nuestras fiestas y escucháis nuestras oraciones y votos. Para honraros, hemos esparcido frescas flores a vuestros pies y adornado vuestra frente con guirnaldas y coronas. Mas ¡oh María! no os dais por satisfecha con estos homenajes: hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan y coronas que no se marchitan. Estas son las que Vos esperáis de vuestros hijos; porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden deponer a sus pies es la de sus virtudes. Sí; los lirios que Vos nos pedís son la inocencia de nuestros corazones; nos esforzaremos pues, durante el curso de este Mes consagrado a vuestra gloria ¡oh Virgen santa! en conservar nuestras almas puras y sin mancha y en separar de nuestros pensa-mientos, deseos y miradas aún la sombra misma del mal. La rosa cuyo brillo agrada a vuestros ojos es la caridad, el amor a Dios y a nuestros hermanos: nos amaremos, pues, los unos a los otros como hijos de una misma familia, cuya madre sois, viviendo todos en la dulzura de una concordia fraternal. En este Mes bendito procuraremos cultivar en nuestros corazones la humildad, modesta flor que os es tan querida; y con vuestro auxilio llegaremos a ser puros, humildes, caritativos, pacientes y resignados. ¡Oh María! haced producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes; que ellas broten, florezcan y den al fin frutos de gracia para poder ser algún día dignos hijos de la más santa y de la mejor de las madres. Amén.

CONSIDERACIÓN

El corazón de María es como un vaso lleno de las más exquisitas esencias que por su mezcla forman el más delicioso de los perfumes. Esos perfumes son la suave exhalación de las virtudes que brotaron en él, como plantas aromáticas en un vergel cerrado, que crecen resguardadas de los ardores del estío y de los hielos del invierno.

María fue pura como el lirio de los valles: jamás mancha alguna empañó su inocencia. Y sin embargo, ¡cuántas precauciones para conservar un tesoro que no podía perder! Desde sus más tiernos años huye del aliento pestífero del mundo; va a colocar su inocencia al abrigo de la soledad. Su pudor se turba aún a la vista de un ángel, y tanto amaba la virginidad que no sólo la prefiere a los goces y grandezas de la tierra, sino aun al insigne honor de ser la Madre de Dios, si para serlo hubiera sido preciso perderla.

La humildad más profunda se unía con amorosa lazada a la pureza más angelical. Ella contaba entre sus ascendientes una falange de gloriosos monarcas, pero humilde y modesta, se condena a la más triste oscuridad y da su mano de esposa, no al poderoso y al grande, sino á un pobre artesano, para aceptar juntamente con su mano de esposo las humillaciones inseparables de la pobreza. Favorecida con la plenitud de las gracias, jamás se gloría de los favores de que es objeto.

María desprecia desde su infancia el fausto y las riquezas para someterse a los rigores y privaciones de la indigencia. Habita en una pobre aldea y en una morada estrecha y desmantelada, aquella que había de sentarse un día sobre los coros de los ángeles. Groseros y pobres vestidos cubren la desnudez de aquella que había de tener el sol por manto y las estrellas por corona. Ella no tiene para su Dios y su Hijo otra cuna que una roca, ni otro lecho que un puñado de tosca paja. ¡Digna madre del Dios que no tuvo donde reposar su cabeza, que vivió de su trabajo y que murió desnudo! María comprendió cuantos tesoros se encerraban en aquella máxima divina que lleva el consuelo al corazón del menesteroso: Bienaventurados los pobres.

Y ¿quién no admira su paciencia invencible en medio de los trabajos y sufrimientos, su inalterable dulzura aun en presencia de los más implacables enemigos de su Hijo; su tranquilidad jamás turbada aún en medio de los mayores peligros; su generosidad superior a todos los sacrificios y, en fin, su obediencia ciega y muda que no investiga, ni sufre tardanzas ni pone excusas?

Contemplemos, pues, llenos de admiración ese digno objeto de nuestra religiosa veneración; pero no nos limitemos a honores estériles y a una manifestación puramente exterior de nuestra admiración. Lo que hay de más esencial en el culto que le debemos, es la imitación de esas excelentes y preciosas virtudes que son su más rica corona. Esta es la expresión más positiva y elocuente del verdadero amor: el que ama con sinceridad es arrastrado por un impulso irresistible a copiar en sí mismo la imagen del objeto amado, conformándose a él en todo lo que le permite su condición. El pequeño niño que tiene todo su amor concentrado en su madre, trata de imitarla hasta en sus defectos.

Uno de los designios más altos que Dios se propuso en la creación de este tipo maravilloso de perfección, fue el de presentar a los hombres una criatura humana ataviada con todas las virtudes, para que la tuviesen sin cesar a la vista y la imitasen a medida de las fuerzas de cada uno. Dios quiere que imitemos a María, haciendo de cada uno de nosotros otras tantas copias de ese divino original. Ella no aceptaría con gusto nuestros obsequios si no fueran acompañados del deseo de imitarla. Nos abre su corazón a fin de que dibujemos en el nuestro todos los preciosos delineamientos del suyo.

EJEMPLO

Un rasgo de amor a Mar.



LA INMACULADA, IMAGEN MONUMENTAL 
EN SANTIAGO, CHILE.

En un pueblo de Francia habla una capilla dedicada a Santa Bárbara, en que se veneraba una hermosa estatua de María Inmaculada, que era objeto de tierna devoción para los habitantes de la ciudad y de sus contornos. Sucedió que esta capilla fue destruida para sustituirla por una iglesia de mayores dimensiones; pero los recursos de que se disponía para la obra no alcanzaron sino para lo indis-pensable, por lo cual la venerada estatua de María se encontraba como relegada a un rincón del nuevo templo en tanto que fuese posible reunir los fondos necesarios para destinarle un santuario especial.

A pesar del aparente abandono en que se la tenía, el pueblo no cesaba de venerarla, pudiéndose ver cada día a muchas personas de rodillas ante el pedestal en que estaba provisionalmente colocada. Entre sus más asiduos adoradores se señalaba una pobre obrera que vivía escasamente de su trabajo. Su corazón amante se sentía lastimado de ver que la sagrada imagen no se hallara dignamente honrada, y no cesaba de discurrir la manera de remediar este involuntario abandono ocasionado por la falta de recursos.

Un día, después de una fervorosa oración, se dirigió resueltamente a la portería del convento de Capuchinos, encargados del servicio de la iglesia, e hizo llamar al Guardián. Éste, creyendo que la pobre obrera iba en solicitud de alguna limosna, comenzó a informarse con benevolencia acerca de su posición. No fue pequeña su sorpresa al oír que la obrera le preguntó con ademán humilde, pero resuelto, cuál sería la cantidad que se necesitaba para construir un altar a la imagen de María Inmaculada.

-No se necesita menos de mil quinientos francos, le respondió el Padre Guardián.- ¿Esta suma bastaría, replicó la obrera, para hacer un altar elegante y hermoso? -Eso sería suficiente, agregó el religioso: pero, a pesar de nuestros buenos deseos, no hemos podido reunir esa cantidad, y nos hemos resignado a esperar que la Providencia nos la proporcione.

Seis meses después la misma obrera volvía a tocar a la puerta del convento y a llamar al Padre Guardián. Al verle, le dijo con aire de satisfacción: La Divina Providencia os envía por mi mano la cantidad necesaria para construir el altar de María.-¿Cómo, hija mía, le dijo el religioso, sois vos la que erogáis esta suma?

-No os asombréis, padre mío, pues aunque soy pobre, durante seis meses trabajando más y gastando menos, he podido reunirla para el objeto indicado. Pero, vos tendréis familia, padres o hermanos… -Yo soy sola en el mundo: mis padres, mi familia y mi todo es la Santísima Virgen María.-Pero a lo menos, replicó el padre, este dinero es vuestro porvenir, y puede ser vuestro recurso en las enfermedades o en la vejez. Tengo buena salud respondió la obrera, y aún puedo con mi trabajo formar algún pequeño peculio para más tarde. En cuanto el dinero que pongo en vuestras manos, lo he reunido para María, y a ella sola pertenece.

El buen religioso recibió, maravillado y enternecido, aquella suma ganada con el sudor de un pobre a costa de penosas privaciones, y se alejó de la obrera bendiciéndola por este acto de generosidad que hallaría su recompensa en el cielo.

En poco tiempo la estatua de María Inmaculada se levantaba en un hermosísimo altar, sin que nadie supiera cuál había sido la mano que lo había costeado. Con esto la devoción a María se acrecen-tó en el pueblo, y la generosa obrera, llena de contento, iba cada día a recoger a los pies de su Madre bendiciones que la santificaron.

JACULATORIA

De virtudes relicario,

dechado de perfección,

haced de mi alma un santuario

que sea digno de Dios.

ORACIÓN

¡Oh María! cuán grato me es contemplaros ataviada de las más preciosas virtudes para ser el modelo y dechado de toda santidad. La perfección de una madre es siempre un motivo de mayor ternura y de más decidido amor para los hijos, que no sólo ven en ella á la autora de su existencia, sino también un modelo que imitar. Al veros tan santa, tan perfecta y tan favorecida de Dios, no puedo menos que amaros más y más, como el tipo que Dios quiere que me proponga copiar en mi mismo para agradarlo y conseguir la eterna salvación. Daos a conocer ¡oh María! para que yo, penetrando en el conocimiento de vuestras sublimes perfecciones, pueda hacerme semejante a Vos. Abrid vuestro corazón para que mis ojos puedan extasiarse en la contemplación de las heroicas virtudes que lo adornan. Ayudadme ¡oh Madre de gracias! a practicar la virtud y a adquirir los merecimientos que pueden asegurarme la posesión del reino eterno. Que la humildad, la caridad, la angelical pureza, el desasimiento de todos los bienes de la tierra, la obediencia, y la entera sumisión a la divina voluntad, sean ¡oh María! las piedras preciosas de mi corona. Yo quiero que en adelante el más valioso homenaje que deje a vuestros pies sea el propósito de imitaros, porque ese es un obsequio que Vos estimáis en más que las coronas y las flores con que vengo diariamente a embellecer vuestra imagen querida. La mejor prueba del verdadero amor es el deseo de asemejarse al objeto amado; y como yo os amo con todo el amor de un hijo, me propongo copiar en mí, en cuanto me sea permitido, la bella imagen de vuestro corazón, a fin de que imitándoos en la tierra, alcance en el cielo la bienaventuranza que está prometida a todos los que os imiten. Amén.

 Oración final para todos los días

¡Oh María!, Madre de Jesús, nuestro Salvador, y nuestra buena Madre nosotros venimos a ofreceros con estos obsequios que traemos a vuestros pies, nuestros corazones, deseosos de seros agradables, y a solicitar de vuestra bondad un nuevo ardor en vuestro santo servicio. Dignaos presentarnos a vuestro divino Hijo; que en vista de sus méritos y a nombre de su santa Madre dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud; que haga lucir, con nuevo esplendor, la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error; que vuelvan hacia él y cambie tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará su corazón y el vuestro; que confunda a los enemigos de su Iglesia, y que, en fin, encienda por todas partes el fuego de su ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida y de esperanza para el porvenir. Amén.

PRÁCTICAS ESPIRITUALES

1. Ejercitarse frecuentemente en la humildad, aceptando en silencio las humillaciones y haciendo actos que nos rebajen en concepto de los demás.

2. Adoptar desde hoy la saludable resolución de honrar a María rezando todos los días el santo Rosario, por ser la devoción que le es más grata.

3. Rogar a María por la persona o personas que nos hubiesen ofendido o que nos inspiren más aversión y desprecio.