U.I.O.G.D.

UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS (Santa Regla 57, 9)

Que Dios sea glorificado en todas las cosas



O LA VERDAD ES ENTERA O NO ES VERDAD

Páginas

domingo, 3 de abril de 2011

Sacramento del bautismo es la única puerta de entrada a la Iglesia (Nro. 5)

www.vaticanocatolico.com


5. El sacramento del bautismo es la única puerta de entrada a la Iglesia 

      La Iglesia católica siempre ha enseñado que la recepción del sacramento del bautismo es la única vía para entrar a la Iglesia de Cristo, fuera de la cual no hay salvación.
Papa Julio III, Concilio de Trento, sobre los sacramentos del bautismo y de la penitencia, sesión 14, cap. 2, ex cathedra: “Por lo demás, por muchas razones se ve que este sacramento [la penitencia] se diferencia del bautismo. Porque, aparte de que la materia y la forma, que constituyen la esencia del sacramento, están a larguísima distancia; consta ciertamente que el ministro del bautismo no tiene que ser juez, como quiera que la Iglesia en nadie ejerce juicio que no haya antes entrado en ella misma por la puerta del bautismo. Porque ¿qué se me da a mí – dice el Apóstol – de juzgar a los que están fuera? (1 Cor. 5, 12). Otra cosa es que los domésticos de la fe, a los que Cristo Señor, por el lavatorio del bautismo, los hizo una vez miembros de su cuerpo (1 Cor. 12, 13)”[1].
      Esta definición tiene particular significancia porque prueba que sólo por el bautismo de agua es uno incorporado en el cuerpo de la Iglesia. El significado de esto se volverá más claro en las siguientes secciones, en donde se prueba qué tipo de pertenencia en el cuerpo de la Iglesia es necesaria para la salvación.
Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, Exultate Deo, 22 de noviembre de 1439, ex cathedra: “El primer lugar entre los sacramentos lo ocupa el santo bautismo, que es la puerta de la vida espiritual pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia. Y habiendo por el primer hombre entrado la muerte en todos, ‘si no renacemos por el agua y el Espíritu’, como dice la Verdad, ‘no podemos entrar en el reino de los cielos’ [Juan 3, 5]. La materia de este sacramento es el agua verdadera y natural”[2].

Papa Pío XII, Mystici Corporis, # 22, 29 de junio de 1943: “Pero entre los miembros de la Iglesia, sólo se han de contar de hecho los que recibieron las aguas regeneradoras del bautismo y profesan la verdadera fe”[3].

Papa Pío XII, Mystici Corporis, # 27, 29 de junio de 1943: “Él (Cristo) también determinó que por el bautismo (Juan 3, 5) los que creyeren serían incorporados en el cuerpo de la Iglesia”[4].

Papa Pío XII, Mediator Dei, # 43, 20 de noviembre de 1947: “Así como el bautismo distingue a los cristianos y los separa de aquellos que no han sido lavados en el agua purificadora y no son miembros de Cristo, así el sacramento del orden distingue a los sacerdotes de todos los demás cristianos no consagrados”[5].

Fuente: http://www.vaticanocatolico.com/Articulos/Fuera_de_la_Iglesia_No_hay_salvacion/006_Sacramento_del_Bautismo_unico_camino_puerta_salvacion.php

Notas:
[1] Denzinger 895; Decrees of the Ecumenical Councils [Los Decretos de los Concilios Ecuménicos], edición inglesa, vol. 2, p. 704.
[2] Denzinger 696; Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, p. 542.
[3] Denzinger 2286.
[4] The Papal Encyclicals [Las Encíclicas Papales], edición inglesa, vol. 4 (1939‐1958), p. 42.
[5] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 4 (1939‐1958), p. 127.